Widget Image

Acompañamos el emprendimiento en etapa temprana: Somos un equipo de trabajo ambicioso, con ganas de hacer las cosas diferentes y generar cambios positivos en los emprendedores

Cra. 31 #51-31
(+57) 6059222
info@suricatalabas.com

Síguenos:








4 razones por las que tu startup murió (o va a morir)

Hay una serie de errores comunes en los que caen quienes emprenden por primera vez. Por lo general, se es consciente y se aprende de dichos errores una vez la startup ha muerto o está a punto de. No pretendo tener una guía paso a paso de como no cometer errores mientras se construye una compañía. Lo importante aquí es advertir a los first-time founders sobre cosas que deberían evitar hacer.

El primer error, y probablemente el más común, es pasar de tener una idea, al parecer valida, a construir un producto por los siguientes meses (incluso años) sin tan siquiera tomarse la molestia de validar con los clientes objetivo las necesidades hipoteticas que motivaron la idea. Una de mis teorías respecto a este problema es que la gran mayoría de founders técnicos se han acostumbrado a cumplir con una serie de requerimientos específicos en los productos que desarrollaron siendo empleados o free-lancers. Se han adaptado a construir, subir a producción, cumplir con su contrato y olvidarse de ese producto. Sin embargo, en una startup el proceso es totalmente opuesto y es, incluso, cíclico. Se construye, se envía a producción, se mide el funcionamiento (lease funcionamiento como las métricas de rendimiento), se aprende de ellas y, ciclicamente, se empieza de nuevo a construir. Una startup nunca tiene un producto final, ni jamás tendrá un producto perfecto. Así que founders, por favor, incluyan a su cliente en el proceso de desarrollo. No desperdicien su corta vida escribiendo miles de lineas de código construyendo productos que finalmente nadie usará.

Luego, si la startup sobrevive (con self-funding de los emprendores y side-projects que les dan para comer) a esos azarosos meses/años de desarrollo basado en hipótesis más o menos certeras de los founders, probablemente habrán personas que empiecen a usar el producto de forma gratuita, los founders empezarán a intentar “validar” ciertos canales de distribución con el fin de conseguir más usuarios para que usen su producto. Y, es aquí donde suelen caer en una fase de estancamiento, el crecimiento es lento y sus calculos de convertir en el primer mes a 500 de sus 1.000 usuarios gratuitos al plan de pago y facturar 50.000 dólares, se estrellan contra el inevitable muro de la ausencia de Product Market Fit. Es en este punto donde se concentran los siguientes dos errores de la lista:

Segundo error: No hay ningún sistema de medición robusto que le permita a los founders conocer qué están haciendo realmente sus primeros usuarios, si están logrando generar engagement o si, y más importante, están resolviendo las necesidades de sus usuarios.

Tercer error: Los founders, siguiendo su metodología de hipótesis, deciden invertir en canales de marketing gratuitos/pagos para seguir trayendo usuarios a su producto a pesar de que lógicamente no hay forma alguna de que hayan logrado Product Market Fit. Terminan quemando el poco dinero que les prestó el vecino y su abuela para su sueño startup, cierran la compañía y tienen como excusa: “El mercado aún no estaba preparado para nuestro producto”, “Nos hizo falta más dinero para invertir en otros canales” o algo similar.

¿Se imaginan que habría pasado si desde el principio hubieran empezado a recopilar métricas con sus usuarios gratuitos, hubieran aprendido de ellas y construido lo que ellos querían exactamente para luego hacerlos enamorar de su producto? Claramente no habrían cometido el segundo error, habrían llegado a Product Market Fit y en consecuencia el hecho de invertir en canales de marketing gratuitos/pagos no habría sido un error/perdida sino que habría llevado a la compañía a una etapa de unit economics claras, de proyecciones financieras censatas y, probablemente, de levantamiento de capital para seguir validando e invirtiendo en canales de adquisición.

Ahora bien, hay un cuarto error que se suele dar de forma paralela a los tres primeros y es que los founders siguiendo su estúpida metodología de suponer todo, llegan a la “brillante” conclusión de que para que su producto funcione necesitarán contratar a 2 programadores, un diseñador, un experto en Analytics y un lavador de perros que desarrollarán funcionalidades increíbles (que jamás fueron validadas con los clientes) y que automágicamente harán a la compañía despegar, convertir a esos 500 usuarios y facturar 50.000 dólares.

Finalmente, luego de luchar (de forma no inteligente) contra todas las probabilidades la ¿compañía?, inevitablemente muere. Si los founders tienen potencial, analizarán todo lo que hicieron y entenderán los errores que cometieron (así como los entendí yo y decidí escribir este artículo) para luego empezar su siguiente aventura e intentar hacer las cosas un poco mejor.

Un consejo final: Saber qué es Product Market Fit, qué es una métrica y qué quiere un cliente va antes de empezar la Startup, no despúes. Así que si quieren iniciar una compañía aprendan primero todo lo necesario, hablen con personas que ya lo han intentado y han fracasado o tenido exito. Pero nunca, nunca, nunca, construyan por construir ni hagan por hacer.

PD: Estos 4 errores los deduje de mi propia experiencia personal y de algunas compañías en early-stage/pre-seed con las que he trabajado. Hay muchos otros errores que se suelen cometer y a los que intentaré abordar en futuras publicaciones.

17 años. Empiezo y construyo/destruyo startups. La última llegó a una valuación de medio millón de dólares. Soy el founder más joven de la historia en 500 Startups. No uso Mac ni tomo café para programar.