Widget Image

Acompañamos el emprendimiento en etapa temprana: Somos un equipo de trabajo ambicioso, con ganas de hacer las cosas diferentes y generar cambios positivos en los emprendedores

Cra. 31 #51-31
(+57) 6059222
info@suricatalabas.com

Síguenos:








El emprendimiento desde el otro lado de la cerca

 

Muchas veces solemos ver el pasto más verde en el patio del vecino. Después de una semana conociendo el ecosistema de innovación y emprendimiento de Boston esta es mi impresión desde el otro lado de la cerca.

 

En Colombia y buena parte del mundo el ecosistema emprendedor de los Estados Unidos es considerado el referente en cuanto a innovación y creación de valor se refiere y casos como el de Silicon Valley, Boston y New York son considerados generalmente como el ejemplo a seguir al punto de que muchas regiones del mundo han intentado replicarlos, con poco éxito.

 

Mi interés en responder la pregunta del ¿Por qué los ecosistemas estadounidenses florecieron y qué es lo que los hace especiales? Me había llevado a leer libros (que de paso recomiendo) como Startup Communities de Brad Feld y Tech Cities de Maria Cometto, sin embargo el tener la oportunidad de conocer y experimentar un ecosistema como el de Boston fue la oportunidad perfecta para tratar de dar una mejor respuesta a esa pregunta.

 

Tal vez la primera gran respuesta la encontré al experimentar en carne propia el “ecosistema”. Después de visitar más de 10 empresas e instituciones relacionadas con la innovación y el emprendimiento es palpable el sentido de colaboración que existe a pesar de la competencia directa o indirecta entre ellas. Y tal vez sea porque se comprende que la “pelea” no es entre competidores locales sino contra el resto del mundo que está en la misma carrera por innovar e impulsar empresas que generen riqueza en sus regiones. Este cambio de visión local por una global considero juega un papel fundamental a la hora de crear ecosistemas fuertes que generen sinergia reales.

 

Como segunda e inesperada respuesta estuvo el papel que cumple el estado en el proceso de conformación de estas dinámicas. Aunque se pueda discutir hasta qué punto debe involucrarse el estado, me queda claro que no se debe aislar del todo como muchos sugieren. El estado cumple un rol catalizador muy importante en la consolidación de programas de aceleración de empresas de alto impacto como Mass Challenge y deja en evidencia cómo los intereses de las instituciones privadas y el mercado en general son compatibles con los objetivos de gobiernos locales y regionales. Al final a todos nos importa generar riqueza para nuestras comunidades lo que se traduce en mayores utilidades para empresas y mejores condiciones de vida para los habitantes de la región.

 

Sumado al estado y los actores privados hay que destacar la manera como instituciones de educación superior están yendo más allá de educar estudiantes y han empezado a integrarse a la dinámica de creación de valor, abriendo campus de innovación, a los que tienen acceso estudiantes de todas las áreas del conocimiento. Esto es algo que no pasaba hasta hace poco y que agrega mucho valor al permitir la creación de grupos interdisciplinarios que solucionan problemas desde diferentes perspectivas logrando productos y servicios de alto valor agregado.

 

Profundizando un poco en este tema es importante recalcar que instituciones como MIT y Harvard cuentan con programas de innovación que aunque exigen que al menos un integrante del equipo emprendedor sea de la institución, permiten que los demás miembros sean externos, facilitando la creación de más y mejores equipos pueden acceder a recursos que normalmente no estarían disponibles. Otro punto para resaltar es que algunos de estos programas permiten que los desarrollos llevados a cabo dentro de los campus de innovación se mantengan como propiedad de los equipos de trabajo al cumplir con ciertas condiciones, lo cual es un gran incentivo para emprendedores considerando que en modelos anteriores la propiedad intelectual pertenecía total o parcialmente a la universidad, lo que en muchas ocasiones los hacía desistir de acceder a los recursos disponibles.

 

Complementando el ecosistema se encuentran los llamados “emprendedores seriales”, o aquellos que durante su vida han creado y dirigido varias empresas. Ellos juegan un papel fundamental porque tienen una interacción real con los jóvenes que hasta ahora inician el camino del emprendimiento y aparte de ser consejeros, muchas veces cumplen el papel de inversionistas “ángel”. Y algo para resaltar es que muchos de estos emprendedores seriales no provienen de industrias con las que normalmente se relaciona la innovación o la tecnología. Fue gratamente sorprendente observar como antiguos propietarios de cadenas de peluquerías, ferreterías al por mayor y otros negocios que normalmente consideraríamos “tradicionales” hacían parte de los mentores que se acercaban a compartir su experiencia en temas que son transversales a cualquier empresa como recursos humanos, ventas corporativas, gestión del conocimiento entre muchas otras. Igualmente sorprendente al hablar con ellos fue descubrir que el motivo para ser mentores y apoyar estas iniciativas, más allá de tener acceso a oportunidades de inversión temprana, consistía en mantenerse activos después de haber traspasado el control de sus empresas, o simplemente estar jubilados. Esta es tal vez una dinámica que invito a que se fomente en Colombia y que desde ya empezamos a generar en Bucaramanga, entendiendo la importancia de crear espacios donde las interacciones entre empresarios y emprendedores trasciendan las charlas esporádicas y los eventos de emprendimiento, y así lograr transferir todo ese conocimiento almacenado y que listo para aprovechar.

 

Por último y con el riesgo de caer en lo que para algunos es obvio, la dinámica de inversión y capital de riesgo en Boston, en Estados Unidos y en economías avanzadas en general, es muy diferente a la nuestra. ¿Qué significa esto? Que la visión del inversionista se enfoca en diversificar su exposición al riesgo al invertir en diferentes emprendimientos, siendo consciente que la mayoría fracasarán. Entonces, la apuesta se concentra en esperar que al menos el 10 al 15 por ciento de estas nuevas empresas logren resultados sobresalientes, generando ingresos que cubran las pérdidas de aquellas que fracasaron y además dejen una importante utilidad.

 

Ahora bien, el que estas diferencias existan no significa que en Colombia no estemos avanzando en la dirección correcta. El trabajo realizado por el gobierno, especialmente desde Innpulsa, el Ministerio TIC y Colciencias, es sobresaliente pues está generando una nueva dinámica que involucra a todas las regiones del país, que fortalece las redes de apoyo y que empieza a crear cambios importantes en la mentalidad y cultura de las instituciones y emprendedores colombianos. Esto último es de resaltar, pues solo alcanzaremos avances significativos una vez creamos en nosotros mismos y en nuestra capacidad de competir a nivel global, algo que aún no es evidente para todos los actores del ecosistema.

 

Apuntes varios

Con el fin de no dejar por fuera aspectos importantes de nuestra visita quisiera resumir algunos de manera breve.

Modelos de aceleración: El modelo de aceleradora ideal no existe incluso en los Estados Unidos. Visitando TechStars Boston, MassChallenge y otras aceleradoras es difícil encontrar estándares a la hora de diseñar un programa de este tipo. Lo que no puede faltar en ninguna: espacios de trabajo compartido, eventos que fortalecen la comunidad, una amplia red de experimentados mentores y acceso a empresas e inversionistas.

Lo más valorado por los emprendedores:  Después de hablar con algunos líderes de startups participando en programas de aceleración la mayoría coincidió en valorar en primer lugar el acceso a redes de mentores, empresarios e inversionistas seguido por los espacios de trabajo compartido.

El nivel de las ideas de emprendimiento: Personalmente sentí que la mayoría de ideas en el campo de aplicaciones web/móvil no estaban muy lejos del nivel que encontramos en Colombia, especialmente en aplicaciones B2C. El campo donde sí considero se observa una gran distancia es el de la biotecnología y ciencias naturales.

Los emprendedores: Aunque cualquier aseveración en este punto es claramente subjetiva, mi impresión fue que buena parte de los equipos estaban conformados por integrantes en su mayoría mayores a los 25 -28 años, con experiencia laboral previa.

MIT Media Lab: El para algunos mítico espacio dedicado a la  innovación del Massachuset Institute of Technology tiene un efecto inspirador. Cientos de personas de múltiples disciplinas trabajando en retos tan variados como la relación del espacio público con la sociedad hasta el cómo construir robots que sean amigables a los humanos y nos permitan tener una mayor calidad de vida permite observar el futuro.

Los mentores: Sin duda uno de los grupos de interés que mayor valor aporta a los emprendedores. Aunque según el tipo de programa los mentores pueden o no recibir algún tipo de retribución, su experiencia puede cambiar por completo el rumbo de un emprendimiento. La generación de redes de mentores es tal vez una tarea clave a tener muy presente.

El programa MassChallenge: Por último hay que resaltar la gran oportunidad que representa participar en MassChallenge. El programa se enfoca en ideas de alto impacto, entendido como el efecto que se genera en un grupo determinado de personas sin que este sea necesariamente económico. Adicionalmente no exigen un porcentaje de participación en la empresa y gracias a la alianza con Innpulsa Colombia buena parte de los gastos durante los 4 meses de duración del programa están cubiertos.